Observatorio Beyond the Line » Actividades » Leyendo al sector

Escrito por Pablo Franch

Vivimos un periodo de recortes, no es nada nuevo, pero hay sectores que se ven más afectados que otros. El de la Publicidad es uno de los que más, y en concreto, el apartado de la investigación de mercados, se resiente fuertemente.

La crisis económica ha hecho bajar drásticamente la inversión en investigación, y puesto que el nivel de datos cada día aumenta a un ritmo altísimo, las marcas se buscan sus propias fuentes tratando de ahorrar costes.

Por lo tanto tenemos que sigue habiendo investigación de mercados (sin la cual, las marcas difícilmente subsistirían) pero ésta es de menor calidad, y por supuesto mas barata.

Entramos de lleno en una batalla interna de cualquier marca, considerar a la investigación un gasto, ¿o una inversión? La respuesta es clara, es una de las inversiones mas rentables que una marca puede hacer.

Además de ser una gran inversión, cualquier marca debe tener claro que no todo vale en la investigación de mercados, lo barato, al final sale caro, y si no llevas a cabo una metodología escrupulosa y 100% profesional, tus estudios de mercado no se corresponderán con la realidad.

Sumado al descenso en inversión en el sector, también hay que contar con el surgimiento de herramientas alternativas a los tradicionales institutos de investigación, y no son nada menos que Google y la ya conocida ‘Big Data’.

Los profesionales de la investigación coinciden en que son dos grandes herramientas, pero hay algo que no te pueden ofrecer, que en cambio si que lo pueden hacer ellos, y es la interpretación personalizada.

Obviamente una marca puede disponer de miles de datos relacionados con cualquier mercado, pero la diferencia cualitativa es la interpretación que se les de a esos datos.

Aun teniendo en cuenta que siguen siendo necesarios, los grandes ‘gurús’ de los institutos de investigación afirman que es necesaria una renovación gradual de la metodología y procesos, tratando de adaptarse a la apabullante cantidad de datos por minuto que hoy en día se generan.

Por lo tanto, contando con la futura regeneración de la economía y con la renovación de los institutos, la inversión en investigación debería de recuperar, y muchas marcas se darán cuenta que jamás deberían haberla retirado.