Observatorio Beyond the Line » »
Escrito por: Elena Roche Miñana 

Originalmente Volkswagen nació con el significado de “el automóvil del pueblo” un concepto que en la actualidad se aleja mucho de aquella idea, puesto que la casa Volkswagen es una de las de mayor prestigio alemán y de todo el mundo, posicionándose como la tercera marca de automóviles que mas vende en todo
el planeta.

Desafortunadamente, desde el pasado martes 22 de Septiembre, la industria automotriz se enfrenta a la mayor crisis que jamás ha tenido. Pues la empresa ha reconocido que 11 millones de automóviles en todo el mundo podrían estar equipados con el programa trampa que utilizó para engañar a reguladores y usuarios sobre las emisiones contaminantes de sus vehículos diésel. Es más, desde que la empresa reconoció su responsabilidad, sus acciones han caído mas de 30% en dos días. Además de enfrentarse a multas de 20.000 millones de dólares de las autoridades estadounidenses y los daños futuros en los que pueda repercutir las ventas de los coches.

¿Pero como puede afectar realmente este error a la empresa?
Pues bien, desde los años 50, que fue cuando empezó a comercializar los automóviles, esta casa con marca Volkswagen ha significado mucho más que unos simples coches que circulaban con el logotipo de una V y una W superpuestas. Ha marcado épocas, iconos o incluso leyendas.

¿Y quién no ha querido nunca montarse en una furgoneta Volkswagen e ir repartiendo paz por el mundo con un estilo lo más hippie posible? ¿O por el contrario, conducir un escarabajo y ser el más “chic” de tus amigos?
En 1998, la casa tuvo que sacar un nuevo modelo más modernizado del famoso “escarabajo” el “new beatle”, destinado principalmente a un público estadounidense, donde sigue existiendo un gran número de nostálgicos por este auto.

Y es que los alemanes se sienten muy orgullosos con su “made in Germany”. Se sienten orgullosos de cómo han posicionado la industria automovilista de su país y de la confianza que depositan en sus marcas. Pero esto ahora, después de lo ocurrido con Volkswagen, se ve andando sobre la cuerda floja, pues a pesar de que han pedido disculpas y han tomado ya las primeras medidas respecto a lo ocurrido, es muy fácil que ese posicionamiento decaiga por un tiempo, perdiendo ya no solo ventas futuras, sino fidelidad de sus clientes ante
una marca de tan gran renombre.