Observatorio Beyond the Line » Actividades » Estuvimos en...

Memoria realizada por Diana Miquel y Rubén López

 

“La ruta para trabajar en el extranjero”

Patricia Vicente Sáenz de Juano

 

 

 

 

Ante la actual coyuntura económica y social en la que se encuentra inmersa España, Patricia Vicente Sáenz de Juano nos propone salir a otros mercados internacionales para intentar conseguir un empleo, a corto o largo plazo. Es importante tener presente cada una de estas variables: información, motivaciones y prioridades.

 

Realizar una exploración de motivaciones es capital. No vale adaptarse a todos los inputs que recibimos, sino moldear nuestra propia realidad partiendo de un análisis de esos inputs: qué es lo que más me conviene.

 

Tras preguntarnos por qué nos queremos ir, hay que analizar adónde. Aquí realizamos un análisis de prioridades: la distancia geográfica, el grado de simetría cultural, la calidad de vida, la experiencia vital que me permitirá vivir acontecimientos, el desarrollo profesional respecto al sector en el que estoy inmerso (capacidad de ascenso), la capacidad adquisitiva y, por último, el entorno social.

 

A la hora de estudiar los diferentes destinos que se vislumbran entre el amplio abanico de posibilidades, debemos tener en cuenta ciertos datos objetivos que nos guiarán en la toma de decisión:

  1. Demanda o Competencia. Ciertos países como Chile, Colombia y Perú apuntan un crecimiento constante. China es una oportunidad en el presente. Otras zonas como el Golfo Pérsico –e incluso ciudades europeas- también presentan indicadores positivos en clave de oportunidades laborales.
  2. Idioma. Cuantos más idiomas sepamos, mejor.
  3. Requisitos burocráticos. Qué barreras legales establece el país para trabajar dentro del mismo.
  4. Condiciones laborales. Los salarios pueden estar sin regular. Además, también es importante tener en cuenta la convalidación de títulos de formación que en España son oficiales.
  5. Coste de vida y facilidades. El hecho de que el salario sea muy alto puede suponer que la calidad de vida sea también más cara. Otros factores externos –como tener hijos- también deben ser tenidos en cuenta.
  6. Implicaciones. El derecho al voto, a la seguridad social y a otros servicios del estado del bienestar no permanecerán vigentes. A priori, en la Unión Europea se puede disponer de una tarjeta sanitaria, pero sabemos que a mayores de 26 años sin empleo no se les concede.
  7. Imagen. En países lejanos se nos ve como europeos, conservando una buena imagen. No obstante, otros países más cercanos o culturalmente afines ven a los españoles como trabajadores cualificados y mano de obra barata.

 

 

Es muy importante, antes de barajar opciones, realizar un autoanálisis de nosotros mismos, en base a los siguientes parámetros: formación, experiencia, conocimiento y dominio de idiomas, competencias o habilidades, recursos económicos de los que disponemos, personalidad y áreas a mejorar. De esta manera, tendremos un índice más alto de acierto y posibilidades de éxito en nuestra elección.

 

Asimismo, existen multitud de opciones a la hora de salir del país. Podemos optar por vivir la experiencia de vivir y trabajar en el extranjero desde distintos ángulos: becas, prácticas, iniciación de estudios, expatriación (trabajo de mano de una empresa española), etc. El voluntariado puede constituir una inversión curricular de cara al futuro.

 

En todo caso, la clave está en ser dinámico y emprendedor. Es importante también el componente racional, de cara a encontrar la mejor forma para irnos. Además de estos consejos, hay ciertos trucos que pueden resultarnos muy clarificadores, como la realización de un DAFO de uno mismo, para que todos los factores se plasmen en la decisión final.

 

Una vez tengamos definidos los objetivos y el destino, pasamos a la búsqueda. El elemento que más hay que cuidar es el Currículum Vitae (CV), ya que es el vehículo que nos llevará allí donde queremos llegar. Éste tiene que estar adaptado a cada uno de los países. “Hay países en los que la foto en el CV es ilegal”, concluye Patricia Vicente. En este sentido, destaca la fuerza del currículum 2.0. para aquellas profesiones relacionadas con la creatividad.

 

Otro aspecto esencial es la red de contactos, también conocida como Networking. Además, no hay que perder de vista las entrevistas personales de cara a cara. En estos casos, la idea es aptarse, pues la diferencia cultural es un factor evidente: “si vas a tener una entrevista en EEUU no te antes por las ramas, pues no quieren conversación, sino ir al grano”.

 

Por último, Sáenz de Juano nos insta a estar presentes, con fuerza y notoriedad, en las redes sociales. Subraya el portal Linkedin como la “red social de contactos profesionales por excelencia”, y nos anima a acercarnos directamente a aquellas empresas en las que estamos interesados en trabajar. “Si es necesario insistir, hazlo”, afirma Patricia Vicente.

 

 

 

 

 

 

Patricia Vicente Sáenz de Juano

http://cn.linkedin.com/in/patriciavicente/es

patricia@coachingshangai.com