Observatorio Beyond the Line » »

El millonario fraude de Volkswagen 220px-Volkswagen_logo_2012.svg

Escrito por Jorge Iniesta, alumno de 3º de Publicidad y RR.PP.

El gigante automovilístico Volkswagen está envuelto en la mayor crisis interna de toda su historia. Todo comenzó el pasado viernes, cuando la agencia medioambiental estadounidense hizo pública su acusación a Volkswagen por falsear las emisiones de determinados automóviles de la compañía, con ayuda de un software instalado en algunos modelos de la empresa. La compañía se ha limitado a pedir perdón y ha aceptado su responsabilidad mediante la carta de dimisión del CEO, Martin Winterkorn,primer perjudicado por el fraude destapado.

Si realmente eran conscientes internamente de estas acciones, sorprende que no tuviesen una estrategia corta-fuegos ante una crisis comunicativa y de imagen como en la que se ven envueltos en la actualidad.

Solo han pedido perdón, cosa que es el principio de la solución, y han intentado repartir las culpas con otro de los grandes en el mundo automovilístico, Seat, pero a grandes males grandes remedios, la opinión pública y sus clientes se sienten estafados, desinformados y ofendidos por parte de la compañía alemana.

Además de la caída de su director y de los responsables de I+D, también cae su cotización en bolsa, que acumula cuantiosas pérdidas que parecen no tener freno. Las multas a la compañía por parte de gobiernos, organizaciones no gubernamentales y particulares comienzan a lloverle, agravando el escándalo que traspasa fronteras.

Aún sin cuantificar, están los daños a la reputación y credibilidad de la marca que a día de hoy son perdidas millonarias, además de arrastrar a otras marcas tan poderosas como el “Made in Germany” y ver peligrar sus acuerdos comerciales y comunicativos con empresas de primer nivel de todo el mundo.

Toda una vida de brillantez comunicativa tirada por la borda por no saber reaccionar a una crisis fugaz. Tienen un largo y costoso camino para retomar su imagen en términos económicos y temporales y quién sabe cuántas campañas comunicativas para conseguir el perdón del público en general.