Observatorio Beyond the Line » Actividades » Leyendo al sector

Escrito por Mónica Hurtado Sanjuán

Branding y branded content, estas son dos de las palabras que todos repiten ahora en el mundo de la publicidad. Porque hoy las marcas saben que ya no les vale solo con vender productos, ahora deben contar historias. Tampoco se trata de buscar fans, ya que si una marca hace las cosas bien, si crea los insides, experiencias y emociones adecuadas, se venderá sola. Y muestra de ello no hay mejor ejemplo que la conocida marca Apple.

Y es que, después de leer un artículo de la conocida revista digital Marketing Directo, he podido comprobar que lo que ha conseguido la marca de la manzana con sus fans durante estos últimos años es lo que todas, o la gran mayoría de empresas buscan.

Apple es la muestra de lo que se puede llegar a alcanzar si se realiza una estrategia de branding adecuada. Es la prueba de que si una marca cuenta bien su historia puede conseguir grandes cosas. Sus fans son capaces de todo, incluso de esperar días o incluso meses en la calle. Han logrado que cuando te compres cualquiera de sus productos estés comprando un estilo de vida. La manzana ha conseguido que cada uno de sus clientes, o incluso quienes no lo son, se conviertan en evangelistas de la marca, y esto, los que nos dedicamos al mundo de la comunicación sabemos lo realmente complicado que es. Aunque claro, esto no se alcanza con un golpe de suerte o sin arriesgar, porque en Apple todo comunica.

Estos días, después de conocer que un fan de la marca ya hace cola para adquirir el iPhone 6, cuando su fecha de lanzamiento se desconoce todavía, y después de saber que el joven ha decidido disfrazarse de una versión gigantesca del famoso teléfono y contar su experiencia a través de su blog personal y de su cuenta en Twitter, no podemos más que asumir que esta marca hace las cosas muy bien.

Ahora solo nos queda esperar para saber cómo responderá la marca ante esta muestra de amor incondicional. Sin ninguna duda, estoy segura de que no nos defraudarán, ¿No creéis?