Observatorio Beyond the Line » Actividades » Estuvimos en...

Por Paula Fernández, alumna miembro del Observatorio Beyond The Line.

 

El 27 y 28 de octubre se reunieron en Valencia profesionales del mundo de la comunicación y expertos en el área de la violencia de género, con el objetivo de definir propuestas que fomenten una difusión responsable sobre la violencia contra la mujer.
Conscientes de la trascendencia social que tiene toda la información de la violencia de género, se reflexionó sobre cinco grandes cuestiones que dan nombre a los cinco bloques del congreso:

    1. Las 5 ?W? de la violencia contra la mujer: causas y contexto social.
    2. Cómo damos la noticia: puntos fuertes y débiles del trabajo informativo.
    3. Impacto social de la información sobre violencia contra la mujer.
    4. La información sobre violencia contra la mujer, una especialización necesaria.
    5. Autorregulación vs. códigos éticos: un reto hacia la calidad informativa.

 

En las sesiones, y alrededor de una mesa repleta de especialistas (entre ellos profesores de la Universidad CEU Cardenal Herrera) se empezaba con la reflexión de dos ponentes, que en diez minutos exponían su visión sobre el sujeto de la conferencia. Tras ellos, otros profesionales pincelaban su opinión al respecto, y se daba paso al turno de preguntas de los miembros expertos de la mesa y del público.

La apertura oficial, de mano de la Excma. Sra. Rita Barberá, dio paso a figuras del periodismo como Henrique Cymerman (Corresponsal para Oriente Medio de Antena 3 TV y del diario “La Vanguardia”), Carmen Chaparro (Informativos de Tele 5) o Pedro Ortiz (director de Las Provincias); también asistieron fiscales y miembros jurídicos, psiquiatras, profesores universitarios y miembros de asociaciones de mujeres.
Un completísimo cartel que se planteó la redacción de un documento (citado bajo estas líneas) de buenas prácticas dirigido a los medios de comunicación, para que sea útil como trabajo orientativo en el tratamiento de la violencia de género.

“En Valencia, reunidos en un congreso internacional periodistas e investigadores de la comunicación, con agentes sociales y representantes de las administraciones, se formula la siguiente declaración institucional, que resume el contenido del informe elaborado tras un amplio debate sobre el tratamiento informativo de la violencia contra las mujeres.

1º.- Los Medios de Comunicación pueden dar un importante paso para que el tratamiento informativo de la violencia contra las mujeres contribuya al cambio radical al que aspira la sociedad, cumpliendo los códigos de buenas prácticas reconocidos por la profesión. Los medios, sin embargo, no deben ser considerados los principales responsables del problema, ni los encargados de encontrar su solución.

2º.- Este tratamiento exige una profunda preparación de la profesión periodística, que incida de forma rigurosa en la función informativa de los medios, sin olvidar su función pedagógica y de referencia, para lo cual deberán recibir una formación específica, con arreglo a los criterios de la especialización y la ética periodísticas. En este sentido apelamos a las facultades de Ciencias de la Información o de la Comunicación para que introduzcan estas materias como obligatorias en los planes de estudio.

3º.- Es necesario que los contenidos actuales prescindan de los elementos orientados al mero espectáculo o a la simple curiosidad, por estar elaborados con bases frívolas, morbosas o sensibleras, con el único fin de captar la atención del público. Se abusa de los testimonios, del trabajo inexperto, a veces sin supervisión, de expresiones poco afortunadas y de una edición basada, en ocasiones, sólo en pautas de búsqueda de audiencia y sin criterio.

4º.- La o el periodista especializado que trata estas materias debe asumir su compromiso con la verdad, con el bien, con la dignidad de las personas y con el rechazo de la violencia contra las mujeres, y debe elaborarlas sin equívocos gestos de neutralidad, asumiendo no sólo su papel transmisor sino también su labor divulgativa, contextualizando, documentando, recurriendo a fuentes expertas, y elaborando un mensaje periodístico que atienda los intereses y necesidades de la sociedad en su conjunto, y ofreciendo información útil de los recursos ya disponibles que deben hacer posible una auténtica cultura de la prevención. Para eso tiene que utilizar todos los recursos que le ofrece su profesión, salvar el anonimato de la víctima, respetar la voluntad de quienes declaran y presentar modelos adecuados para conseguir influencia social positiva, sin necesidad de erigirse en juzgador o juzgadora. Por otra parte, es necesario huir de los estereotipos (el alcohol, las drogas, la enfermedad, el crimen pasional, y otros) al exponer las razones de la violencia contra las mujeres. La razón por la que algunos hombres violentos maltratan a sus compañeras es la creencia errónea de que son superiores a ellas.

5º.- Para hacer viable esta especialización, se debería favorecer la creación de una sección o un bloque informativo habitual que tratara en los medios de comunicación estas temáticas bajo el epígrafe más genérico, por ejemplo, de ‘Asuntos Sociales’, y se deberían atender como prioritarios los aspectos formativos, aprovechando la especialización de los y las periodistas que trabajan en áreas afines. De este modo se facilitaría la edición de este tipo de informaciones en su ubicación adecuada, sin tener que recurrir a la sección de sucesos o a la genérica de sociedad.

6º.- Por su parte, las personas expertas, los agentes sociales implicados y las administraciones competentes deben asumir su responsabilidad como fuentes informativas, profesionalizando la función de comunicación, facilitando el acceso a la información y aplicando políticas de transparencia, para asumir su propia responsabilidad social, del mismo modo que deben hacerlo las empresas informativas.

7º.- Para conseguir un cambio cualitativo, que pueda identificarse con una mejora real en el tratamiento en los medios de la violencia contra la mujer, es absolutamente necesaria una participación activa y coordinada de todas las instancias implicadas, asumiendo cada una su papel y facilitando el de los demás, optimizando los recursos y ofreciendo cauces de apoyo a la formación, la investigación y la autorregulación orientadas a mejorar el tratamiento informativo de esta materia. Así se podrá llegar al objetivo de todas ellas, que no es otro que el de contribuir a la erradicación definitiva de esta lacra social.

1er Congreso Internacional Mujer y Medios de Comunicación – CIMMCO 2008 ‘Violencia contra la mujer: ¿información o espectáculo?’

Conselleria de Bienestar Social
Fundación Tolerancia Cero
Fundación COSO
Valencia, 27 y 28 de octubre de 2008

Y tú qué opinas?


1 + 5 =